Cuida de los pequeños gastos, un pequeño agujero hunde un barco.

Benjamin Franklin